martes, 19 de abril de 2011

Del dicho al hecho…



De entrada, toda película con tintes históricos tiene pase automático a la aceptación de la audiencia, y todavía más, si se trata de un suceso en el interior de la realiza británica. El Discurso del Rey se halla dentro de la descripción anterior sin agotarse en ella.

La película nos remonta a la primera mitad del siglo XX, en la situación de Jorge VI, quien sufre de una fuerte dificultad para hablar en público. Y que a pesar de no ser el heredero original al trono, después de la abdicación de su hermano, Eduardo VIII, deberá luchar contra su impedimento, por el cumplimiento de sus deberes como monarca.

Con la finalidad de mejorar su desenvolvimiento con el público, Elizabeth (Helena Bonham Carter) la esposa de Jorge VI (Colin Firth), o Bertie, para los amigos, encontrará ayuda en Lionel Logue (Geoffrey Rush), un excéntrico terapeuta especializado en técnicas para mejorar el habla; quien se volverá una pieza esencial para el ascenso de Bertie hacia el trono.

De inmediato, El Discurso del Rey plantea una atmósfera única, constituido principalmente por un manejo excelente del ritmo en los diálogos; una característica importante si se toma en cuenta que la cinta es ciento por cien diálogos. El segundo punto es la fotografía que además de retratar la época y el contexto de manera pulcra, puntualiza mediante un excelente manejo de la óptica, la tensión y el nerviosismo de Bertie cada que trata de completar una oración.

Lejos de este claro sentido de búsqueda de empatía por el monarca, que muchas veces buscan este tipo de cintas como forma de gancho por sujetar a la audiencia, El Discurso del Rey nos arroja muchos otros elementos culturales con respecto a la época situada. El más claro de ellos, es la presencia de las nacientes tecnologías de comunicación, como el radio, teléfono y cinematógrafo, con los cuales se hace hincapié a la importancia que adquiere la masificación de la palabra, casi como la nueva herramienta. Incluso se hace un guiño sutil hacia la demagogia de Hitler y cómo la fuerza del discurso se refleja en la fuerza de un pueblo dispuesto a luchar por ideales.

De las actuaciones hay poco que decir que no pueda disfrutarse en pantalla. Cada uno de los personajes aparece como debería ser, o por lo menos, nos hacen creer que así debieron ser en realidad, y ese es el objetivo máximo de toda interpretación de un personaje que existió en verdad.

El Discurso del Rey, tiene todo para considerarse como la favorita en la próxima entrega de los premios de La Academia, incluyendo la tonalidad de superación y triunfo. Una película que, a pesar de que podría no ser sorpresiva, por sus características históricas, en las cuáles ya se conoce cómo finalizan las cosas, aparece con una propuesta creativa, con un guión exquisitamente armado, que como un prisma, abre posibilidad a múltiples niveles de lectura,  siendo uno de ellos, la fuerza del discurso como tal.


Cuadro por cuadro

Tom Cruise pretende sorprender a la audiencia dando un giro musical a su carrera al interpretar a Stacee Jaxx en la adaptación cinematográfica del musical de Broadway, Rock of Ages. La película será dirigida por Adam Shankman, también director y coreógrafo del musical Hairspray. *** Ya está casi todo listo para la tercera entrega de Los Cazafantasmas, el reparto incluye al equipo original de los investigadores de lo paranormal (incluyendo a Sigourney Weaver), Sin embargo, falta la confirmación de Bill Murray,  cuya confirmación sigue pendiente, así como el rumor sobre la participación de Ashton Kutcher.

No hay comentarios: