martes, 19 de abril de 2011

De vómitos y risas.



Los hermanos Farrelly, creadores de la clásica comedia Loco por Mary, vuelven con Pase Libre (Hall Pass), otra película destinada a la generación de risas, bajo el mismo esquema humorístico basado en obscenidades y situaciones asquerosas, y sin embargo, graciosas.

Si bien, los Farrelly son conocidos por Una pareja de Idiotas; Irene, yo, y mi otro yo y Loco por Mary, en realidad, es esta última, la única que ha podido sobresalir en la categoría de la comedia, un género que de entrada es demeritado por la crítica. Es difícil que una cinta perteneciente a este género, trascienda en la crítica, a pesar de contar con una gran aceptación del público.

Pase Libre, toma partida en las vidas de Fred y Rick (Jason Sudeikis y Owen Wilson), quienes a pesar de contar con un matrimonio aparentemente feliz, no pueden controlar mirar a cuanta mujer se les cruza en el camino. Su grado de cinismo llega a tal grado que sus esposas deciden otorgarles un permiso para realizar cualquier cosa durante esa semana, sin el compromiso del matrimonio. Sin embargo, durante el permiso, Fred y Rick notarán que no son los donjuanes que alguna vez fueron, y que probablemente, nunca lo fueron.

Hasta aquí la historia suena agradable, pero una vez iniciada la proyección, notaremos el nivel de humor, bastante subido de tono, tanto verbal como visualmente. Algo que no resulta nuevo, pero que sí sería extraño si se compara con películas de generaciones anteriores.

Tanto la comedia como el horror, por mencionar los principales géneros que buscan sorprender al espectador; uno con risas y el otro con miedo, han evolucionado con el paso del tiempo, tratando de rebasar cada vez más el límite. Curiosamente esa constante transformación, no está fundamentada en la sofisticación del humor, sino todo lo contrario. La tendencia más sencilla consiste en rebasar los límites morales, para de pronto escuchar un chiste más burdo, grosero y más asqueroso que el del día anterior.

La problemática con esto es la correspondencia con la edad del público, pues, en la medida que el humor adquiere tonos controversiales para conseguir unas cuantas risas, lo que sucede es que termina por transformar incluso la comedia dirigida al público infantil. Las cuales recurren con mayor frecuencia a la misma fórmula.

Por otro lado, un largometraje permite un sentido de identidad con los personajes, y la comedia, por lo tanto, es una forma de reírse de uno mismo. La cuestión con esto, es que el humor se vuelve más, y más  denigrante, sin embargo, no deja de causarnos múltiples carcajadas. Pase Libre es eso, una mofa burda, dirigida que cumple su propósito de manera perfecta, y que se disfruta mejor en compañía de los amigos.


Cuadro por cuadro

Ellen Page, la joven que sorprendió al mundo con sus actuaciones en Juno y Hard Candy, tendrá participación en el próximo largometraje del controversial cineasta, Woody Allen. Aparentemente, el reparto también contará con las actuaciones de Jesse Eissenberg (La Red Social) y Penélope Cruz, a quien podremos pronto veremos en la última entrega de Piratas del Caribe. *** El reconocido cienasta, Ang Lee (Secreto en la Montaña) prepara La Vida de Pi, una extraña historia sobre el naufragio de un joven que sobrevive en una balsa junto con una cebra, un tigre y una hiena.

No hay comentarios: