viernes, 25 de junio de 2010

Brothers. Entre Hermanos

La guerra tiene múltiples campos de batalla.

  El asunto de la guerra, por definición, siempre desatará muchas polémicas, y por lo tanto, da paso a la manifestación de las sensaciones que con ella se desatan. Dentro de este contexto se encuentra Entre Hermanos,
 
película que dirige Jim Sheridan, siempre caracterizado por manejar las fragilidad de las emociones humanas en sus películas.
  Quizá la película más reconocida de Sheridan sea Mi Pie Izquierdo, nominada al Oscar en varias categorías, y que retrata la vida del escritor irlandés Christy Brown, quien sufría de un grado de parálisis cerebral que solamente le permitía movimiento en su pie izquierdo. La interpretación de Daniel Day-Lewis como Christy Brown, le valió el Oscar como mejor actor, y es que se desarrolla con tal precisión que uno olvida por completo que se trata de una actuación.
 
  La película en realidad es un remake de Brødre, cinta danesa escrita y dirigida por Susanne Bier, muy aplaudida por la crítica y que cuenta lo mismo, de hecho, la versión de Sheridan es prácticamente idéntica, a diferencia de que se le coloca en territorio estadounidense. Fuera de eso, la calidad fotográfica y tensión dentro del drama psicológico es muy superior en la versión original. A pesar de que Hollywood sea un glotón que traslada buenas historias a su idioma y contexto americano (y casi siempre para presentar un producto desprovisto de todo el nivel estético del original), dentro de este suceso se puede dar un fenómeno de sucesión en el que, tras ver el remake, el espectador busque y encuentre la película original.

  En Entre Hermanos, Sheridan vuelve a enfocarse en el desenvolvimiento emocional de sus personajes, contando la historia de Sam (Tobey Maguire), Capitán ejemplar de las fuerzas armadas y hombre de familia modelo, con su esposa, Grace (Natalie Portman) y dos hijas que lo adoran totalmente. Por su lado, el hermano de Sam, Tommy, interpretado por Jake Gyllenhaal, es la oveja negra de la familia que acaba de salir de prisión por asaltar un banco a mano armada. De súbito, Sam es llamado al cumplimiento del deber en Afganistán, que termina en un fatal accidente. Sin embargo, Tommy, sentirá la necesidad de apoyar a Grace y a las pequeñas, hasta transferirse en una nueva imagen paterna.

 Aunque Tobey Maguire hace un buen esfuerzo en su actuación como el perturbado Capitán, sigue sin poder quitarse el traje del Hombre Araña, en cambio, Natalie Portman y Jake Gyllenhaal manejan a la perfección sus respectivas interpretaciones; aunque, sin lugar a dudas lo que más resalta son las actuaciones de las pequeñas Bailee Madison y Taylor Geare, quienes aportan una completa verosimilitud a la historia.

 Naturalmente, no se trata de una película bélica, sin embargo, es la guerra lo que está detrás del desarrollo de la trama, y cómo afecta al núcleo familiar, sobretodo en el momento culminante cuando el hombre de guerra vuelve a la vida social familiar. Y sin arruinar diversos factores, la cinta propone la premisa de que nada es seguro en esta vida, ni siquiera la muerte. De pronto, los sentimientos y lazos familiares que parecían inamovibles, son puestos en un juicio autocrítico por cada uno de los personajes, llegando a un punto en el que la afinidad inicial que el espectador sentía por Sam y el repudio hacia Tommy entrará en un juego pendular lleno de tensiones.


Cuadro por cuadro

La vida del gran poeta y dramaturgo español, Lope de Vega, será llevada a la gran pantalla por el actor Alberto Ammann, las primeras imágenes demuestran una fotografía y vestuario que remite por completo a los siglos XVI y XVII, época en la que el artista vivió. *** La franquicia de X-Men aun tiene un largo camino por recorrer: Mientras se filma la segunda parte de Wolverine, con Hugh Jackman como protagonista, se afinan los preparativos para X-Men: FIrst Class, en la que se contarán los inicios de la escuela del profesor Xavier, quien será protagonizado por James McAvoy (Se Busca).

No hay comentarios: